Recursos turísticos

 

Buscadores de tesoros submarinos, naves hundidas en el mar cargadas de botellas, y casas de subastas en las que se ha llegado a pagar cantidades astronómicas por ellas. Aunque suene a película de ciencia ficción, en Euskadi brindamos la posibilidad de degustar distintos tipos de vinos, txakolis y sidras envejecidos en un laboratorio enológico submarino ubicado en la bahía de la localidad costera de Plentzia.

En la bahía de Plentzia, a 15 metros de profundidad, se ha instalado un laboratorio enológico submarino donde envejecen vinos, txakolis y sidras de distintas denominaciones de origen, tanto de Euskadi como del resto de España. Unos caldos que bodegueros, biólogos y enólogos analizan para comprobar cómo las condiciones que brinda el medio marino influyen en su maduración.

Emulando a buscadores de tesoros submarinos, tanto los amantes del buceo como los del vino podrán deleitar el paladar con caldos envejecidos bajo el mar. A aquellos que cuenten con titulación para bucear, se les ofrece la posibilidad de realizar una inmersión y visitar el laboratorio y el arrecife artificial que se ha creado en torno éste. Una inmersión que finaliza con la elección por el turista de un vino que, una vez en tierra, cataremos junto a un sumiller y, si se desea, se podrá comparar con una botella envejecida en bodega.

En cambio, si no cuentas con esta titulación, te proponemos un paseo en barco por las inmediaciones del laboratorio enológico submarino, en el que conocerás más a fondo esta curiosa cava de vinos submarina y este hermoso rincón de la Costa Vasca. En el mismo barco se degustará una botella de vino del laboratorio y se explicará cómo el medio marino influye en su maduración y en su sabor.

  • LSEB
  • "TESOROS SUBMARINOS" CRUSOE TREASURE